martes, octubre 09, 2007

Presentación de la DOQ Priorat en el SIG 2007

Grandes expectativas está generando entre conocedores y aficionados al fermentado de la uva la cata de vinos de Mas d’en Gil que, dentro de la programación del VI Salón Internacional de Gastronomía, realizarán Marta Rovira, una de las hijas del propietario de la reputadísima bodega catalana y Oriol Serra Nadal, del consorcio Serra & Silva Gourmet Consulting, en la antesala de la llegada de estos productos, por primera vez al mercado venezolano. El nombre de la casa coincide con el de finca que le da abrigo, Mas d’en Gil, situada a 350 metros sobre el nivel del mar en la zona del Priorat, provincia de Tarragona, y el de la comarca se deriva del monasterio o priorato cartujano ubicado desde la Edad Media en este histórico enclave.

Está enmarcada entre el Montsant en el Norte y la sierra de Santa María al Sur y se caracteriza por un clima continental, con influencias mediterráneas, seco y caluroso en verano y frío en invierno. Las viejas y robustas vides, extendidas a lo largo de unas mil hectáreas, están plantadas en terrazas situadas en empinadas laderas entre 200 y 1.000 metros de altitud.

Las variedades de uva permitidas por el consejo regulador son las tintas garnacha, cariñena o mazuela, garnacha peluda, y las blancas garnacha, macabeo y pedro ximénez. Los caldos que allí se producen, bajo la moderna denominación de origen controlada Priorat –otorgada en 1975 y elevada en el 2000 a la categoría de “calificada”– conocen, gracias a la resurrección de la viticultura española en la década de los 90, y a la aplicación de modernas tecnologías y controles exhaustivos, un auge extraordinario, a tal punto que convoca no sólo los paladares sino los intereses de inversionistas del mundo del espectáculo: Joan Manuel Serrat es uno de ellos.

Los vinos del Priorat, cuyas mejores añadas son de reciente data están reputados de ser los mejores de Cataluña y entre los más espléndidos de la península ibérica. Están ligados de manera entrañable al paisaje, a la tierra, al hábitat y el ecosistema, y esto los hace únicos en fuerza, complejidad, calidez y carácter. Los tintos son los que marcan propiamente la personalidad de este terruño. Se distinguen por su color granate, de aromas a frutos secos y fruta madura; son aterciopelados, estructurados, potentes y marcadamente tánicos. Los de crianza pasan al menos un año en barrica de roble y una temporada en botella.

A este rango pertenecen las botellas de Coma Vella y Clos Fontá, ambos elaborados con un corte de varias de las uvas autorizadas por el consejo regulador del Priorat, que serán paladeados en la anunciada y esperada cata del SIG. Salón Internacional de Gastronomía, del 25 al 28 de octubre en el Centro Internacional de Exposiciones de la Universidad Metropolitana. Presidido por Ben Amí Fihman y organizado por Descifrado/Exceso.

Nota de Prensa de Descifrado / Exceso
www.sigcaracas.com

1 comentario:

Gilberto Pagua dijo...

Hola,
En el documento de la programacion del SIG 2007 vimos la informacion sobre esta y otras catas que van a tener y nos gustaria obtener mas informacion para publicarla en nuestro blog.
Por ejemplo ficha de la persona que dirigira la cata, la lista de vinos a catar y los datos de contacto para pagar la admision.
Gracias de antemano por la informacion.